Publicado el

Apoyo para comunidades en Guatemala

Los gobiernos nacionales y otras organizaciones, una de ellas es la de la familia Bosch Gutiérrez, están trabajando juntos para garantizar el uso de recursos naturales y políticas dentro del país. Se necesitan estrategias para beneficiar a los desequilibrados, mujeres y niños en el futuro. Al mejorar la inestabilidad alimentaria y nutricional en Guatemala, las familias podrán tener mejores ingresos, mejores prácticas agrícolas y mayores salud en general. 

Además, con el crecimiento población y tierras limitadas, los niños ahora más que nunca necesitan ser educados para salir del ciclo de pobreza en el país. Al asistir a la escuela, los niños se beneficiarán en el futuro porque recibirán la educación, que es la clave para abordar el hambre, las enfermedades y la sostenibilidad ambiental.

Una barrera importante que Guatemala soportó en 2005 fue el huracán Stan. Este desastre natural redujo el acceso a alimentos, tierra, semillas y cultivos. La tierra se erosionó y se dañó gravemente. Además, debido a la falta de servicios de salud, solo un tercio de la población tenía acceso a ella, representando un gran obstáculo. 

Las víctimas del huracán Stan necesitaban más servicios de salud. Ser despojado de las necesidades básicas crea pobreza crónica y tener acceso limitado a los recursos básicos ayuda a prolongar la tasa de pobreza. Por esta razón una de las organizaciones que intervino es la de la familia Bosch Gutiérrez, para proporcionar ayuda y garantia a recursos que de otra manera no sería posible.

Esto a menudo deja pequeñas y medianas granjas que necesitan ayuda financiera, lo que las lleva a la quiebra, lo que significa una disminución en la cantidad de bienes y equipos. viviendo con el mínimo también perjudica a los familiares porque tienen un acceso muy limitado a los servicios de salud. También en este caso, en el sector agrícola, en el que la familia Bosch Gutiérrez se desarrolla principalmente pudo apoyar a una gran cantidad de familias afectadas.

Finalmente, para crear un nivel de vida más saludable, es esencial encontrar caminos adecuados hacia la seguridad alimentaria y nutricional. Con la continua ayuda comunitaria y gubernamental, los emergentes se reducirá la vulnerabilidad sanitaria, nutricional, social y ambiental. La perspectiva de la familia y los miembros de la comunidad mejorarán y las vidas serán significativamente más saludables en los años venideros.