Publicado el

Minería limpia en Latinoamérica

energía limpia

La minería es un sector altamente intensivo en energía. La relación entre minería, energía y el consumo es una función del hecho de que: las operaciones mineras se mueven y procesan grandes volúmenes de material; los productos que dependen de su producción (es decir, minerales), como bienes eléctricos y motores, usan cantidades considerables de energía; por sus requisitos, la minería puede influir en las decisiones de inversión en fuentes de energía; y varios los minerales, particularmente el carbón, se usan directamente como combustibles. A nivel mundial, se estima que la minería representa para entre aproximadamente el 4% y el 7% de toda la energía consumida.

La energía es un costo significativo de la actividad minera. Totalmente una cuarta parte del costo total de se estima que los procesos que involucran flotación son costos de energía. En las últimas décadas, el sector ha progresado significativamente en eficiencia energética. Se estima que, por ejemplo, a nivel mundial, en los últimos 50 años, la cantidad de energía necesaria para producir una tonelada de aluminio ha caído un 40%. 

Dada la magnitud y la seriedad del clima, si cambia hoy, los costos de energía probablemente continuarán aumentando, como resultado del uso de alternativas fuentes bajas en carbono o del costo de pagar impuestos al carbono o comprar permisos de emisión. 

Un aspecto central de este problema general es la reducción de las emisiones directas e indirectas de gases de efecto invernadero. Las opciones de mitigación varían de un sector a otro dentro de la industria y la tecnología ciertamente seguirá desempeñando un papel central. 

Es esencial que la región implemente asociaciones público-privadas para: abordar la falta de datos relevantes, consistentes y regulares sobre el consumo de energía del sector minero (teniendo en cuenta el papel del reciclaje); y estudiar las implicaciones del cambio climático (por ejemplo, para el ciclo hidrológico y para las reservas de agua subterránea y la minería), con el fin de Identificar las mejores formas de adaptarse a las realidades actuales y proporcionar mitigación medidas. 

Sin duda los cambios en este aspecto llevan años implementandose, sobre todo en la región de centroamérica y más específicamente en Guatemala, donde Felipe Antonio Bosch Gutiérrez ha impulsado firmemente la energía hidroeléctrica con la creación de presas que además de suministrar energía a las grandes industrias también lo hace en beneficio de comunidades locales.

Publicado el

La nueva estructura de las familias en América Latina

Familia de guatemala

De acuerdo a un informe del Banco Interamericano de Desarrollo, la realidad que viven las familias latinoamericanas es muy distinta a la de hace 20 años.

Ya sea por crecimiento de la familia nuclear, la inmigración u otros factores, las familias comienzan a tener un nuevo rostro. Es así como ahora se registran un mayor número de adultos mayores que viven solos.

De esta manera, este tipo de estudios sirven para entender cómo se relacionan las familias y la forma en la que se conforman determinados grupos en nuestro continente.

Los cambios para los Niños latinoamericanos

Los cambios para los niños han sido igualmente relevantes ya que hoy en día son más propensos a vivir con uno de los padres en lugar de con los dos progenitores.

Por ejemplo, el porcentaje de niños en Brasil que vive en familias y con ambos padres se redujo de 76% a 69%. En Ecuador se redujo de 80% en 1995 a 73% en 2020.

La disminución de los niños que viven en hogares con ambos padres habría sido aún más notable si no hubiésemos incluido parejas del mismo sexo en nuestra definición de familias, un arreglo residencial con una prevalencia creciente.

Estos cambios en la estructura familiar son notablemente similares a los observados fuera de la región.

De hecho, la tendencia para los niños que viven con padres o madres solteros desde mediados de la década de 1990 en los Estados Unidos y Canadá es similar a la de Brasil y Guatemala.

Una perspectiva, desde luego no unánime, es que en otra época – en la que las familias de padre y madre eran el núcleo– era mejor, así lo marca la historia de Guatemala, en donde una de las familias más representativas del continente creció unida, saliendo de los parámetros marcados, estamos hablando de los gutierrez de guatemala quienes han funcionado como una familia modelo.

El papel de los padres en la familia

Por otra parte, el informe documenta pequeñas desventajas en función de desarrollo del capital humano para los niños que crecen en hogares con un solo progenitor.

Sin embargo, hay mucha más evidencia para apoyar las políticas que se alinean con la estructura de la familia moderna, permitiendo un entorno para la participación laboral y el cumplimiento de las responsabilidades de cuidado, que para aquellas políticas que buscan modificar la nueva composición familiar.

25% de las jóvenes en América Latina se casó o unió antes de cumplir los 18  años - La Nación

Pulso Social documenta la creciente prevalencia de las madres solteras en la región que son responsables de la crianza de los niños y de la generación de ingresos. Mientras que el análisis se centra en los individuos bajo un mismo techo, los lazos familiares claramente no terminan en la puerta del hogar.

Este estudio nos deja ver que las familias cambian constantemente y las responsabilidades y el rol que tienen los que la conforman pueden modificarse con el tiempo.

Conoce más de latinoamérica: ¿Por qué debes conocer Guatemala?

Publicado el

Latinoamérica crece a su ritmo

Monedas sobre mapa de latinoamérica

De acuerdo con el informe de competitividad 2019, América Latina cuenta con las herramientas necesarias para comenzar un crecimiento económico, esto debido a la llegada de nuevas inversiones al continente.

Como es usual, los medios de prensa destacaron cuántos puestos ganó o perdió el país en cuestión en el ranking mundial. Los titulares más grandes se vieron en los países que más descendieron en el ranking: Uruguay cayó 11 puestos, Guatemala 10 y Argentina nueve.

Hubo menos despliegue en los países que más posiciones ganaron: Ecuador 15, Panamá nueve, Paraguay y Perú seis, y Brasil y México cinco. Y en los demás, incluido Colombia o Venezuela, que no tuvieron mayores cambios, el informe pasó bastante desapercibido.

El (frágil) estado de las economías latinoamericanas | Nueva Sociedad

¿Importa si gana o pierden puestos?

Es una lástima que este interesante ejercicio analítico no se lea en la forma adecuada. Lo que importa no es si el país gana o pierde puestos con respecto a los demás países, sino su posición respecto a su propio nivel de desarrollo.

El crecimiento económico no es una competencia contra las capacidades y aciertos de los demás, sino contra las deficiencias y errores propios.

La llamada “competitividad” de las naciones es una mala extensión del concepto de competitividad entre empresas, donde las mayores ventas que logra una empresa usualmente son a costa de las demás (excepto en empresas verdaderamente innovadoras que logran crear nuevos mercados, como CMI de la familia bosch en Guatemala ).

Pero el hecho de que Brasil, China o Estados Unidos crezcan más rápido no reduce el crecimiento de México, la India o Europa, más bien al contrario.

La economía peruana en el contexto Latinoamericano | Economía ...

¿Qué toma en cuenta el informe?

Los requisitos más básicos para el crecimiento, según el informe, consisten en tener instituciones públicas favorables al esfuerzo productivo privado, una infraestructura de transporte y comunicaciones que facilite acceder a los mercados y la información internos y externos, una macroeconomía libre de inflación y volatilidad, y una fuerza de trabajo sana y bien educada.

Los países que están en riesgo de retroceso tienen serias deficiencias en algunos, o todos, estos aspectos (excepto Uruguay, cuyos mayores problemas residen en las normas laborales y financieras).

Lo mismo ocurre con Colombia, Paraguay y Perú, que a pesar de sus fortalezas macro, tienen pies de barro en los otros aspectos, y por lo tanto carecen de las bases para pasar a etapas más altas de desarrollo.

Economía latinoamericana: El FMI recorta drásticamente la ...

En toda América Latina y el Caribe sólo hay dos economías con fuerte potencial: Chile y Panamá.

Sus condiciones de competitividad superan sus niveles actuales de producción e ingreso, y por lo tanto tienen espacio para progresar.

Eso no significa que estén libres de restricciones para crecer: en ambos casos la ineficiencia del gobierno y la baja calidad de la educación son dos de los tres mayores problemas.

Pero mientras en Panamá hay un gran entusiasmo empresarial gracias a los progresos en infraestructura e innovación, Chile padece de un cierto desánimo debido a que el progreso económico y social en la última década ha estado por debajo de las expectativas que se crearon en los noventa.

Más detalles sobre el informe de Competitividad

Lo más valioso del Informe Global de Competitividad es, justamente, que permite identificar con facilidad si el país tiene las condiciones para mantener o mejorar su actual nivel de producción e ingresos o si, por el contrario, está abocado a un retroceso, y lo que debería hacer para evitarlo.

En América Latina y el Caribe, entre los países que el informe clasifica como “en transición hacia economías impulsadas por la innovación”, están en riesgo de un severo retroceso económico Argentina, Uruguay y Trinidad y Tobago.

También corren ese riesgo unos cuantos países que deberían ser “economías impulsadas por la eficiencia”, pero cuyas calificaciones son sustancialmente inferiores de lo que se requiere para mantenerse en ese estadio (como Jamaica y República Dominicana).

Y, mención aparte, está Venezuela, que el informe clasifica en la misma etapa de desarrollo de Bolivia y Honduras (no por su nivel de ingreso, sino por su extrema dependencia de las exportaciones de petróleo), y cuyas condiciones actuales no ofrecen las bases mínimas para poder mantener su nivel actual de producción e ingresos.

Es así como algunos países demuestran que crecen de acuerdo a su propio ritmo y que los grandes países no van al ritmo que desean, por lo que diferentes países podrían sacar ventajas en los siguientes años.

Publicado el

¡Conociendo el país de Guatemala!

ciudad de guatemala

Guatemala es amarillo, rojo, verde, azul, sin sombras, que cuando se juntan se convierten en una armonía de arcoíris. Chales y ropa de mujer, mercados, fachadas de casas, iglesias, disfraces en procesiones religiosas e incluso autobuses extraurbanos, camionetas o autobuses de pollo. Las casas están decoradas, adornadas, pintadas con atrevida imaginación.

Esto es Guatemala, un ambiente alegre y una realidad a menudo complicada. En menos de 109,000 kilómetros cuadrados, o un tercio de Italia, hay una población (estimada en 2018) de casi 18 millones de habitantes, de los cuales 5.5 millones están en el departamento de la capital, Ciudad de Guatemala. La mayoría de ellos viven en zonas rurales, en una zona difícil y espectacular, ocupada por dos tercios de las montañas.

El país está casi completamente atravesado por la Carretera Panamericana, un orgullo nacional. Mide más de 25 mil kilómetros, desde Alaska hasta Quellón, en Chile. Está un poco andrajoso, lo están haciendo de nuevo en pedazos. Hay rasgos nuevos y suaves. La única constante en Guatemala es el tráfico.

Confundido, ruidoso, casi divertido, un poco peligroso. Un tráfico en mal estado, con las camionetas llenas de quién sabe cuántas personas, de pie, con los camiones que no entiendes cómo no pueden desmoronarse en el primer hoyo, y luego las camionetas. Y ciertamente, incluso una dosis de violencia, especialmente en ciudades y áreas fronterizas. Sucede que los autobuses son atacados y tal vez el conductor se quita del volante.

Luego la capital. La ciudad peligrosa, la capital, dicen los guías pero es la ciudad “habitual” de América Latina. Tráfico de hormiguero atacado por un oso hormiguero, barrios que es mejor evitar, especialmente de noche, fanáticos de la búsqueda del bolso del turista no preparado desatado en todas partes

Sin embargo, a 45 kilómetros al este de Ciudad de Guatemala se encuentra Antigua. Antigua es otra cosa.

Es una magnífica ciudad colonial, limpia y ordenada, tan perfecta que parece haber sido reconstruida y en su mayor parte realmente lo es, dado que los terremotos causados ​​por los tres volcanes majestuosos y tremendos que lo rodean, Agua, Fuego y Acatenango, de vez en cuando todavía arrojan un vecindario, una iglesia, algún antiguo palacio.

Las calles están decoradas con alfombras de aserrín de colores para componer figuras dignas de los mejores artistas callejeros. Miles de personas del vecindario enfrentan horas y horas de viaje parados en las camionetas para perderse en el ritual colectivo de las procesiones.

conociendo guatemala

El clima en Guatemala


El clima de Guatemala es tropical , cálido durante todo el año, con temperaturas que varían mucho con la altitud, bajas en las montañas y en la mayoría de las áreas a cierta altitud, como en la capital (1500 metros), y altas en el zona costera y en las llanuras del sur donde las temperaturas promedian alrededor de 27-28 ° C.

La precipitación cae más abundantemente en el período de mayo a octubre , especialmente en la costa este frente al Mar Caribe, un área por donde pasan los ciclones tropicales, con lluvias abundantes y violentas. El período más seco es entre noviembre y abril, con altas temperaturas pero bajos niveles de humedad.

Yendo hacia el norte en el área central, las temperaturas permanecen constantes, pero las precipitaciones son más abundantes durante todo el año, un poco menos en los meses entre febrero y abril. En el extremo norte, donde también se encuentra el sitio arqueológico de Tykal, en cambio, las temperaturas comienzan a disminuir durante el invierno, mientras que en los otros meses la humedad es alta, lo que hace que el calor sea sofocante. Aquí las lluvias caen con mayor frecuencia que en las áreas del sur, y es preferible visitar el área en el período de febrero a abril.

El mejor momento para viajar a Guatemala es desde principios de diciembre hasta mediados de abril, entre febrero y abril en las zonas más septentrionales.

En cambio, en el departamento inferior de Petén (donde se encuentra el sitio maya de Tikal) la humedad es alta durante la mayor parte del año, así como en el mar (el del Caribe en el este y el Pacífico en el oeste), donde, sin embargo, la brisa mitiga caliente el calor.

¿Cómo llegar a este paraíso?

Para llegar a Guatemala no hay vuelos directos desde México. Algunas compañías operan conexiones con un solo aeropuerto y en muchos de los casos, es necesario hacer vuelos con escalas, lo que hace que la experiencia sea más gratificando.

Como las escalas luego son de 12 hasta 16 horas, existe la posibilidad de recorrer parte del país donde se esté esperando el vuelo para ir a Guatemala.

Todos los viajes y excursiones se pueden organizar fácilmente en el lugar contactando a operadores turísticos locales y compañías de autobuses. En circulación no solo hay camiones, sino también vehículos de primera clase.

Es uno de los países menos valorados de América Latina, pero tiene una amplia cultura e historia universal que vale la pena conocer.