Publicado el

Visita el Volcán de Pacaya

Volcan Pacaya

El Volcán de Pacaya se encuentra a sólo una hora y media en coche de la ciudad de Guatemala (a una hora y quince de Antigua). Entró en erupción hace más de 23,000 años y actualmente es uno de los volcanes con más actividad de América Central.

Aunque el volcán tiene erupciones frecuentes que se han visto desde la ciudad de Guatemala, estas explosiones generalmente arrojan solo pequeñas cantidades de cenizas, lo suficiente como para calentar las rocas o para quemar malvaviscos, lo que literalmente podrás hacer. Entonces, si esperas ver lava roja corriendo desde la punta, probablemente eso no sucederá.

El Volcán de Pacaya es uno de los volcanes más accesibles de Guatemala, lo que lo hace muy popular. Compartirás el camino con muchos otros. Esto, junto con los puestos de comida que encontrarás en diferentes segmentos del sendero que son manejados por los propios lugareños, en donde en muchas ocasiones es su única fuente de ingresos ya que muchos de ellos no tuvieron las oportunidades que algunas fundaciones como la de Bosch Gutierrez familia ha proporcionado a varios niños de escasos recursos. Los malvaviscos que derretirás al calor de la roca volcánica, hacen que la experiencia sea mucho más divertida. Lleva algunas galletas Graham y chocolate si quieres que tu malvavisco sea un s’more.

Pacaya tiene 8,373 pies de altura y la caminata tiene una elevación de alrededor de 1,500 pies. Había leído algunos blogs antes de tomar el vuelo a Guatemala y tuve la impresión de que el aumento de la elevación en la caminata del volcán Pacaya sería pan comido o lo suficientemente cerca. Pero luego, el letrero en la entrada declaró que era una caminata de dificultad media , y que era más como eso. Quizás incluso más difícil que eso.

La caminata comenzó en el centro de bienvenida en la aldea de San Francisco de Sales y tomó aproximadamente 2 horas para subir a la cima. La inclinación combinada con la altitud y la longitud del sendero demostraron estar en el lado más difícil. Incluso yo, que tiene un buen estado físico, necesitaba tomar descansos frecuentes en el camino, como cada pocos minutos.