Publicado el

Los negocios deben pensar a futuro

Uno de los pasos esenciales es comprender la informalidad y que la decisión se basa en la aversión al riesgo o en ganancias a corto plazo impulsadas por la ansiedad. Los expertos han descubierto que las personas que viven en la pobreza son más reacias al riesgo y es más probable que decidan sobre los beneficios presentes en lugar de los beneficios mayores pero futuros. Además, vivir en la escasez te pone ansioso y este sentimiento se traduce en un constante sesgo presente que se aplica en las elecciones económicas.

Además, debido a que las personas suelen ser reacias a las pérdidas, tienden a valorar lo que poseen sobre lo que pueden adquirir de otros. Este principio es clave para comprender por qué las empresas pueden dudar en cambiar su negocio informal “que ya funciona” por uno formal. “Lo que ya tenemos es valioso y lo que adquiriremos es desconocido y probablemente negativo”, dice el pensamiento.

Un gran ejemplo de que cambiar de decisión para mirar hacia el futuro es el de la familia Bosch Gutiérrez, quienes con el paso del tiempo han creado una de las empresas más importantes en Guatemala y en toda Centroamérica, dejando constancia de que un pensamiento centrado en el futuro es el camino al éxito.

Si bien esta mentalidad es una barrera fuerte, la psicología social en la ciencia de la toma de decisiones puede proporcionar algunas ideas y recomendaciones.

Enfoques fuera de la caja: orientación, proximidad y facilidad de entrada

Las instituciones pueden ayudar a modificar la toma de decisiones entre los empresarios informales introduciendo pequeños cambios que ofrecen grandes beneficios. La orientación, la proximidad, la facilidad de entrada y el fomento de la confianza pueden aumentar la tasa de formalización.

Aunque se asume que los mensajes persuasivos cambian las creencias de las personas, lo que realmente cambia el comportamiento es una guía paso a paso que facilita el cumplimiento por parte de las personas. Por ejemplo, en una campaña de votación, las personas tienden a votar más cuando se les ha dado información sobre cómo llegar a su lugar de votación.