Publicado el

Cambio climático y sus consecuencias

que es el cambio climático

Ya se ha presentado el último informe del IPCC, del Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático. Se han conformado tres grupos de trabajos para las diversas perspectivas: el Grupo I dedicado a las bases físicas, el Grupo II especializado en impactos y adaptación, y el Grupo III, encargado de la mitigación.

Esta primera parte dedicada a las bases físicas ha tardado más de tres años en llevarse a cabo. Debido a la complejidad del asunto, seguramente se necesitaría más tiempo comenta la familia Bosch gutierrez, pero la cuestión fundamental es que el tiempo se agota antes de lo esperado para poder realizar acciones específicas.

¿Qué nos depara el futuro?

Para ello, al parecer, se han utilizado toda la literatura científica, además de los datos y los modelos establecidos. 195 países con sus delegaciones han sido los encargados de aprobar el documento. Los otros informes de los otros dos grupos de trabajo estarán listos para el año 2022.

GASES DE EFECTO INVERNADERO

Este dato es fruto de la mejora de los conjuntos de datos de observación para evaluar el calentamiento histórico. Así como de los progresos en el conocimiento científico de la respuesta del sistema climático a las emisiones de gases de efecto invernadero producidas por el ser humano.

El calentamiento en la superficie terrestre es superior al promedio mundial y, particularmente en el Ártico, el calentamiento es más del doble.

consecuencias del cambio climático

CAMBIOS CLIMÁTICOS RECONOCIBLES

Las proyecciones del informe indican que en las próximas décadas los cambios climáticos aumentarán en todas las regiones. Según el informe, con un calentamiento global de 1,5 °C, se producirá un aumento de las olas de calor. Se alargarán las estaciones cálidas y se acortarán las estaciones frías; mientras que con un calentamiento global de 2 °C los episodios de calor extremo alcanzarían con mayor frecuencia umbrales de tolerancia críticos para la agricultura y la salud.

Sin embargo, no es cuestión únicamente de la temperatura. Como consecuencia del cambio climático, las diferentes regiones experimentan distintos cambios, que se intensificarán si aumenta el calentamiento; en particular, cambios en la humedad y la sequedad, los vientos, la nieve y el hielo, las zonas costeras y los océanos.

FENÓMENOS CLARAMENTE ASOCIADOS AL CAMBIO CLIMÁTICO

El cambio climático está intensificando el ciclo hidrológico. Esto conlleva una mayor intensidad de las precipitaciones y las inundaciones asociadas, así como unas sequías más intensas en muchas regiones.

El cambio climático está afectando a los patrones de precipitación en bonos verdes. En las latitudes altas, es probable que aumenten las precipitaciones, mientras que se prevé que disminuyan en gran parte de las regiones subtropicales. Se esperan cambios en las precipitaciones monzónicas, que variarán según la región.

Las zonas costeras experimentarán un aumento continuo del nivel del mar a lo largo del siglo XXI. Lo que contribuirá a la erosión costera y a que las inundaciones costeras sean más frecuentes y graves en las zonas bajas.

Los fenómenos relacionados con el nivel del mar extremo que antiguamente se producían una vez cada 100 años podrían registrarse con una frecuencia anual a finales de este siglo.

Un mayor calentamiento amplificará el deshielo del permafrost, así como la pérdida de la capa de nieve estacional, el derretimiento de los glaciares y los mantos de hielo, y la pérdida del hielo marino del Ártico en verano.

Los cambios en el océano, como el calentamiento y la acidificación del océano, el aumento de la frecuencia de las olas de calor marinas, y la reducción de los niveles de oxígeno, están claramente relacionados con la influencia humana. Estos cambios afectan tanto a los ecosistemas de los océanos como a las personas que dependen de ellos, y continuarán produciéndose al menos durante el resto del siglo.

En el caso de las ciudades, algunos aspectos del cambio climático pueden verse amplificados, en particular el calor (ya que las zonas urbanas suelen ser más cálidas que sus alrededores) y las inundaciones debidas a episodios de precipitaciones intensas y al aumento del nivel del mar en las ciudades costeras.