Publicado el

Lucha contra la desnutrición en Guatemala

Casi una cuarta parte de todos los niños menores de cinco años en el mundo sufren de retraso en el crecimiento a causa de la desnutrición crónica. Por eso, la lucha la desnutrición se incluyó como objetivo primordial para el desarrollo sostenible en el país.

Lucha contra la desnutrición infantil crónica en Guatemala

Guatemala combate la desnutrición infantil

La pobreza afecta a la mitad de la población, esta lucha es más importante y urgente que en cualquier otro país de América Latina, ya que presenta las tasas más altas de la región: casi un millón de niños menores de cinco años sufren por desnutrición crónica. 

Consecuencias de la desnutrición infantil

  • Tienen un mayor riesgo de morir en sus primeros años.
  • Experimentan limitaciones físicas y cognitivas, pueden presentar hasta un 40% menos de desarrollo cerebral durante sus primeros 3 años de vida.
  • A menudo aprenden más lentamente y ganan menos con su trabajo. 
  • Corren riesgo de padecer enfermedades crónicas a largo plazo.

En Totonicapán, con apoyo de la fundación de la familia Bosch Gutiérrez, se han identificado oportunidades para formar a la mujer y acercar un alimento nutritivo y brindar una oportunidad para que generen un ingreso que permita mejorar la alimentación de sus hijos, familias y desarrollar comunidades autosustentables.

 

Sin gente productiva, los países no pueden sostener el desarrollo económico, ya que carecen de fuerza laboral preparada para trabajos altamente calificados, alejándolos de la competencia con la economía mundial y, no pueden reducir la pobreza extrema.

 

El impacto económico que esto conlleva también es significativo. Según un informe del Banco Mundial de 2018, los países pierden hasta el 10% de su PIB porque no lograron evitar el retraso en el crecimiento cuando los trabajadores actuales eran niños.

 

Afortunadamente, América Latina ha demostrado que es posible combatir la desnutrición. El caso insignia es Perú, en 8 años logró reducir a la mitad sus altas tasas de retraso del crecimiento entre los niños de cinco años o menos: del 28% en 2008 al 13% en 2016.

 

Ahora es importante seguir trabajando para seguir implementando estrategias, y así obtener los resultados deseados. Este es un esfuerzo que se seguirá apoyando con el objetivo de un mejor futuro y mejores oportunidades.