Publicado el

Desarrollo de las comunidades guatemaltecas

bandera de guatemala

El proyecto fue creado por la fundación de la familia Bosch Gutiérrez para trabajar en la prevención de la desnutrición en Guatemala en el municipio de San Cristóbal, Totonicapán. Este municipio ocupa el lugar 71 de los 166 municipios priorizados en el Plan Hambre Cero; con un índice de desnutrición crónica de 62.5% de la población y un índice de pobreza de 66.1%.

Siendo Corporación Multi-inversiones una compañía dedicada a alimentos, la Unidad de Molinos Modernos, en conjunto con la Fundación Juan Bautista Gutiérrez, desarrollaron una fórmula especial para niños, con énfasis en niños menores de 2 años, mujeres embarazadas y mujeres en periodo de lactancia.

Desde marzo de 2017 se introdujo una formulación mejorada y en agosto de ese mismo año se inició un estudio para sistematizar el modelo del programa y la implementación de la harina de maíz fortificada, lo cual permite a la familia Bosch Gutiérrez, apoyar a otras organizaciones sociales que deseen incidir en la disminución de los índices de desnutrición crónica en distintas comunidades de Guatemala.

Ejes del programa desarrollo de la mujer

Orientándoles a mejorar su alimentación

Mediante talleres de formación para desarrollar a nivel personal en la mujer prácticas para la adecuada selección, preparación y consumo de alimentos. A nivel familiar, acciones sostenibles de salud preventiva para mejorar la condición de madre-hija, familia y comunidad; y a nivel comunitario, fortalecer la organización para asegurar procesos de autogestión y sostenibilidad de la Seguridad Alimentaria Nutricional.

Facilitación de acceso a alimentos nutritivos

A través de la introducción del atol fortificado, el desarrollo de tiendas de barrio, Casas del Pollo y Rincones del Pollo para llevar alimentos nutritivos tales como pollo, salchichas, tortitas de carne, pastas, corazón de trigo, entre otros a través del concepto de franquicia Mer-k-dito Express.

Promoción de la auto sostenibilidad económica de la mujer

Con emprendimientos comunitarios, donde participan mujeres de la comunidad que han comenzado a generar sus propios ingresos por la elaboración de textiles para la fabricación de bolsas de exportación, en alianza con Mercado Global; y pulseras en alianza con Wakami.

Desarrollo continuo

Durante la primera fase de 24 meses de ejecución del Programa, se priorizó tres comunidades específicas: Barrio La Independencia y Cantón Chuicotom, con 80% de desnutrición crónica, y Cantón Coxliquel con 63%.

Actualmente se trabaja en cinco comunidades de alta tasa de desnutrición crónica: Nueva Candelaria con 78%, Patachaj con 67%, y Pacanac, San Ramón y Barrio la Ciénaga que cuentan con una tasa de población con desnutrición crónica similar.

Ahora el programa tiene un enfoque sistémico e integral que muestra la ruta de solución al problema nutricional que coincide con la estrategia nacional para la prevención de desnutrición crónica y con el Plan de Desarrollo Municipal de San Cristóbal Totonicapán e incluye el proyecto de suplementación con harina de maíz fortificada.

En ellos se incluye a 400 mujeres organizadas en los cuatro pilares: consumo, acceso, disponibilidad y aprovechamiento biológico y vigilancia nutricional de 200 niños.

“Gracias al apoyo de Molinos Modernos, se introdujo la bebida fortificada para la mejora de la alimentación de las comunidades para disminución de los índices de desnutrición crónica.

De manera simultánea, la familia Bosch Gutiérrez, a través de Pollo Rey y Toledo, ha brindado la oportunidad a las mujeres participantes del programa para emprenden sus propios negocios como la Casa de Pollo Rey y el Rincón del Pollo, acercando a las comunidades productos de calidad y valor nutricional, a precios accesibles.

Asimismo, desarrollamos emprendimientos comunitarios que facilitan la generación de ingresos económicos para la mujer”, indicó Cristina Díaz, Directora Ejecutiva de la Fundación Juan Bautista Gutiérrez.