Publicado el

Pollo Campero: la historia de exito

Pollo Campero: la historia de exito

Quédate en este articulo para conocer como Pollo Campero logro el éxito. ¿Cómo un pollo frito que comenzó vendiéndose en un carrito en las calles de Guatemala llegó a hacerse tan imprescindible como para que miles de personas se lo lleven en el avión cuando viajan al extranjero?

Francisco Pérez de Antón, uno de los creadores de Pollo Campero, rechaza que sus productos puedan denominarse “comida basura”. Y esto no es una exageración. Desde hace años, es más que común ver en los aeropuertos de Centroamérica a muchos pasajeros con sus cajitas de pollo antes de embarcar, especialmente en dirección a Estados Unidos.

El éxito de Pollo Campero

Así quieren aliviar, al menos en parte, la nostalgia de familiares que migraron al exterior y que agradecen volver a degustar un plato que le recuerda inevitablemente a su tierra.

Pollo Campero: la historia de exito

El responsable de este logro se llama Pollo Campero, una cadena que hoy cuenta con más de 350 restaurantes en el mundo y que afirma que solo en Guatemala sirve más de 80 millones de platos al año.

La marca que empezó como un sueño familiar consiguió convertir su pollo frito en uno de los sabores más emblemáticos del país centroamericano y exportarlo a otros como EE. UU., España, China o Indonesia.

Sus ingresos actuales no son públicos, pero la clasificación Multilatinas de la revista América Economía le atribuyó en 2016 ventas de US$469,6 millones, según Gutiérrez Mayorga.

De freidor en la calle a cientos de locales

La apertura de su primer restaurante en 1971 fue el comienzo de una fulgurante carrera que, sin embargo, también enfrentó obstáculos.

“Pollo Campero es casi un milagro que se desarrolla en medio de la guerra de Centroamérica. En Ciudad de Guatemala nos destruyeron varios restaurantes porque decían que era de (Anastasio) Somoza (presidente de facto de Nicaragua)”, cuenta el escritor español Francisco Pérez de Antón, uno de los fundadores de la empresa.

Desde hace décadas, Pollo Campero es una de las opciones favoritas de los guatemaltecos a la hora de salir a almorzar o celebrar cumpleaños.

La búsqueda del sabor

A esa prueba piloto siguieron horas de investigación y de viajes a EE.UU., donde ya existía el “método sureño” de freír pollo, al que Pérez de Antón quería darle un sabor “más tropical y menos insípido”.

Adquirió un freidor cerrado, “con una especie de molinete arriba con cuatro brazos y bolas de colores, una cosa casi extraterrestre” y empezó a experimentar hasta encontrar el sabor que buscaba.

“Probé con distintas mezclas de harina con especias hasta que encontré un sabor que me parecía sería del gusto de los guatemaltecos” para el empanizado.

Pollo Campero: la historia de exito

Pero la clave de la fórmula de Pollo Campero aún estaba por llegar.

La mujer que creó un millonario negocio usando “veneno de serpiente y sangre de dragón”

Por qué la edad promedio de un emprendedor exitoso es 45 años

Pérez de Antón encontró en un libro de patentes una compañía de EE. UU. que tenía un producto “para agregar jugosidad al pollo frito”.

Lo probó y lo compró pensando que sería un éxito. No se equivocó.